domingo, 27 de mayo de 2018


Amasado
Periódico 4º. Poder—Facebook

                  Quedó más amasado que un baguet y tuvo que reír y sonreír a diestra y siniestra, apretar manos y aguantar abrazos. 
Todos querían una “selfie” con él al que consideran el único, el inmejorable, el honesto salvador de la patria.  Por su parte, el candidato hace todo su esfuerzo para verse joven y lozano, capaz de cualquier sacrificio y con más fuerza que Superman. 
Debe esconder su cansancio y el hastío; nada puede reprochar a sus colaboradores y guardaespaldas que lo siguen día y noche y que ven con desconfianza a todos los que no conocen y se acercan al “señor”.  Poco importa lo que del candidato digan sus adversarios, los medios de comunicación que le han publicado irregularidades y delitos. 
Al candidato se le ve para arriba. Si gana, será el dispensador de canonjías y privilegios, el que determinará quién es afín a su grupo y quien no, por ello es necesario, indispensable, guardar una fotografía para mostrársela cuando se requiera, cuando haya que pedirle algún favor. 
Él, como todos los candidatos que llegan a las posiciones anheladas, tienen la mala costumbre de olvidar a quienes les estrechó la mano, lo halagaron y le mostraron su apoyo y solidaridad. 
Por lo regular, esos señores de gran influencia ya tienen formados sus equipos y difícilmente dan cabida a quienes no conocen. El poder en nuestro país se practica con estructura piramidal y pocos llegan al de a mero arriba. 
El que gane será dueño del poder político, sublevará o negociará con el económico que por décadas (allí sí 40 ó 50, cuando menos) ha estado en las mismas insensibles manos. 
Como los tlatoanis de la antigüedad y los obispos de más acá, los candidatos dispensan la gracia de su presencia sólo por un rato y, así como llegan, desaparecen de la provincia. 
De cualquier forma, sus partidarios quedan satisfechos, cumplieron haciendo acto de presencia, gritando loas, mostrando apoyo. 
A la mayoría, las selfies sólo les servirán en la vejez, para mostrárselas a los nietos y decir que en alguna ocasión estrecharon entre sus manos la del villano que todos repudian.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario