miércoles, 9 de mayo de 2018


Tercer grado
Periódico 4º Poder--Facebook

La entrevista que Milenio Televisión le hizo a López Obrador el puntero en las encuestas para ocupar la Presidencia de la República, hizo que, en el Canal de las Estrellas, es decir Televisa, inmediatamente resucitaran el programa “Tercer Grado” que, tradicionalmente había invitado a los políticos que buscan la primera magistratura del país.
En Milenio alguien tuvo la idea de entrevistar lisa y llanamente al candidato-dueño de Morena y eso le valió al consorcio aumentar su rating, cosa que no pasó desapercibida para Televisa.
Con rapidez anunciaron la reanudación del programa que se pasa después del noticiero de Denisse Maerker y, desde luego, el primer entrevistado fue el propio López Obrador a quien trataron con atención y delicadeza, todo lo contrario ha como sucedió hace doce y seis años cuando en tabasqueño no era “santo de la devoción de la televisora”.
El programa, sin duda grabado con anterioridad hizo ver algunas cosas raras, como por ejemplo, cuando López Obrador pidió unos segundos extras para disculparse con López Dóriga “por haberle alzado la voz”, cosa que ninguno de los televidentes pudo ver.
También se notó (y agradeció) la falta en el panel de conductores de Carlos Marín, director editorial de Milenio y, desde luego, la de Ciro Gómez Leyva. Ambos habían estado siempre en la mesa organizada por Televisa.
Los dos, parciales y antipáticos con los entrevistados que no son de su agrado, en Milenio estuvieron si no, obsequiosos, cuando menos no agresivos como son de costumbre cuando reciben línea de sus superiores empresariales.
En la entrevista de Tercer Grado con José Antonio Meade, ocurrida apenas el pasado lunes, el candidato soslayó muy importantes preguntas sobre Romero Deschamps sobre si es o no corrupto; pidió a los entrevistadores que si tenían pruebas de su corrupción, lo denunciaran ante el Ministerio Público y, en contrapartida, exigió a los presentes que tuvieran el mismo desempeño con López Obrador a quien, de acuerdo a su percepción, no cuestionan con la misma intensidad y vehemencia.
Los presentes, Carlos Loret de Mola, Leo Sukerman, López Dóriga, René Delgado y el propio Leopoldo Gómez, vicepresidente de la empresa, quedaron mudos, sin saber qué responder, quizás obligados por los atavismos del respeto que deben tener al tlatoani en turno y olvidando que Meade va en tercer lugar en las preferencias de los electores para ocupar la silla presidencial.
El candidato priista contestó contundentemente que Enrique Peña Nieto sí es honrado y que él (Peña Nieto) y Felipe Calderón siempre estuvieron muy preocupados con que a México le fuera bien.
Su afirmación sin duda quedará en la mente de muchos mexicanos que desde luego no compartimos su sentir y, desde luego que ello le restará votos el día de la elección.
Para terminar, no vaya a ser que a René Delgado, quizás el mejor columnista del país porque escribe bien, con elegancia, congruencia y de manera más que entendible y hasta hace unos días director editorial de “Reforma”, le suceda lo que a muchos “conductores” de Tv Azteca que fueron “absorbidos” por Televisa pagándoles mejor y otorgándoles privilegios pero que a la postre desecha, tal y como le sucedió a Víctor Trujillo más conocido como “Brozo”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario