martes, 14 de agosto de 2018


Contra el Bullying
…y otras formas de discriminación
¿Respeto o Tolerancia?

México ocupa el primer lugar internacional de casos de bullying en educación básica afectando a más de 18 millones de alumnos de primaria y secundaria, de acuerdo con un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
El 40.24% de los estudiantes declaró haber sido víctima de acoso, 25.35% haber recibido insultos y amenazas; 17% golpes y 44.7% dijo haber tenido experiencias de violencia verbal, psicológica y física. 
Investigaciones del IPN y la UNAM señalan que de los 26 millones 12 mil 816 estudiantes de preescolar, primaria y secundaria (niños entre 5 y 13 años), el 60 y 70% han sufrido bullying, lo que conlleva a un aumentos en el bajo rendimiento, deserción escolar incluso casos de suicidio.
El agresor comúnmente justifica su agresividad, señalando diferencias que tiene que ver con cuestiones de raza, religión, género, origen, estatus económico, discapacidad, así como características físicas y estéticas, entre otras.
En materia de religión, según la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México, el 80.4% de los encuestados consideró que hay discriminación hacia las minorías religiosas y el 21.4% se declararon víctimas de la discriminación debido a sus creencias religiosas.
Se dice que el bullying es tolerado o aceptado como un comportamiento normal y como parte del crecimiento de los niños; sin embargo,  más allá de la tolerancia, se debe enseñar a la niñez el respeto absoluto hacia todas las personas de cualquier edad, aunque tengan alguna discapacidad o hablen alguna lengua distinta a la nuestra, que sean de una raza o creencia diferente.
El respeto absoluto, no a la tolerancia
Una de las voces autorizadas para hablar de estos temas es la Iglesia La Luz del Mundo, que por décadas ha promovido por todo el país, mediante foros, publicaciones y talleres, la importancia de que se priorice el valor del respeto absoluto, más allá de la tolerancia.
En el marco de su gira apostólica por Coahuila el pasado 11 de marzo, Naasón Joaquín García, presidente internacional de esta organización dio a conocer en evento celebrado ante más de 10 mil personas en el Coliseo Centenario de Torreón, que “la tolerancia no es el estado ideal que como ciudadanos queremos tener, sino el respeto absoluto; y para lograrlo, debemos de enseñarnos a respetar también a los otros; debemos de ser ecuánimes y como cristianos ponernos en lugar del otro, aprender a sentir lo que siente mi hermano, sea cual sea su necesidad, no burlarme y aprovecharme de su situación.”
La Iglesia La Luz del Mundo, señaló, promueve el respeto absoluto y no acepta la tolerancia, que no es más que un acto de indulgencia, ante algo que no se quiere o no se puede impedir y se soporta.
Esas prácticas de denostar, de burlarse, de agredirse verbalmente o físicamente, deben de desaparecer en la sociedad. Transitemos de un estado de tolerancia a un estado ideal de respeto absoluto, los unos de los otros, declaró.
El respeto absoluto, dijo, nos permite el desarrollo de todos, sin el temor de que el que tolera se canse, agreda y se burle; ofenda y hasta prive de la vida o la libertad de los demás.
La Iglesia la Luz del Mundo, enfatizó, es respetuosa de sus gobernantes y del marco legal de cada país. “Los miembros de esta Iglesia son buenos cristianos y, por lo tanto, buenos ciudadanos. Consideramos que el Evangelio de Jesucristo, el cual vivimos y practicamos todos los días, tiene un impacto social en nuestras comunidades donde vivimos.
Somos enseñados en los valores de la unidad, la fraternidad y el progreso de nuestras naciones. Por ello, nuestro compromiso es predicar y practicar este Evangelio que dignifica a las personas a las que llega”.
El Evangelio, concluyó, es recibido, creído y aceptado por seres humanos que cambian su vida, sus costumbres, sus hábitos, sus tradiciones y buscan superarse. Se esfuerzan por ser mejores padres, mejores hijos, mejores esposas o esposas y tener mejores familias.
Todo ello repercute socialmente. Por ello, el Evangelio tiene un impacto social en la vida de las personas y se presenta como la única y mejor opción a fin de corregir y  superar los problemas por los que atraviesa la sociedad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario