sábado, 11 de agosto de 2018


El Estado de la Laguna y AMLO
Fernando Rangel de León
               
La creación del Estado de la Laguna, con territorio de municipios de Coahuila y de Durango, no ha sido posible por la falta de dos respuestas: la voluntad política del Presidente de la República, y la ley reglamentaria del artículo 73 fracción lll de la Constitución, que fija como requisitos contar con una población de ciento veinte mil habitantes, por lo menos, y que se compruebe ante el Congreso que tiene los elementos bastantes para proveer a su existencia política; así como satisfacer otras condiciones más que señala dicho precepto, y que esa ley detallaría.
En las primeras décadas del siglo XX, y sobre todo durante la Presidencia de la República, de Lázaro Cárdenas, la creación del Estado de la Laguna, se hizo conveniente; pues las condiciones geográficas, históricas, económicas, sociales, políticas y culturales, se conjugaron para hacer de esta región un Estado; como ningún otro lugar del país; inclusive a esta comarca se le dio un trato de Estado, al tener aquí, y no en Satillo ni en la ciudad de Durango, delegaciones federales; y denominar el Poder Judicial de la Federación, juzgados de distrito en la Laguna, a los aquí establecidos; a diferencia de los del resto del país, a los que se les llama juzgados de distrito, en el correspondiente Estado, en que se encuentren; como por ejemplo juzgados de distrito en el Estado de Coahuila o de Durango.
Esta región se desarrollaría y progresaría más, si la Laguna fuera un Estado; pues en principio nos evitaría a los laguneros depender de Saltillo y de la ciudad de Durango; de las funciones ejecutiva, legislativa y judicial; universitaria, y en general de todos los servicios públicos estatales; economizando en distancias, en tiempo, y en dinero.
Antes en la historia de la Laguna, se había presentado una coyuntura tan favorable para la realización de una utopía que abrazamos generaciones y generaciones de laguneros; como lo es que ahora sí podamos tener nuestro propio Estado, en un suelo nuestro y bajo un mismo sol, hermanados todos en una sola idiosincrasia, en un temperamento y un modo de ser diversos a los de Coahuila y Durango; y que nos distingue dentro y fuera de nuestro país.
Si Andrés Manuel López Obrador, quiere pasar a la historia como el mejor Presidente de la República en la Laguna, igual o más que Lázaro Cárdenas; debe de presentar la iniciativa de la ley reglamentaria de la fracción lll del artículo 73 Constitucional, para la creación del Estado de la Laguna, durante su sexenio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario