jueves, 2 de agosto de 2018


Relajo Informativo
 Periódico 4º. Poder-- (Facebook)
Con la internet que nos comunica más rápido que ya y con la falta de credibilidad que tienen los medios nacionales informativos, estamos pasando por una época de confusión generada quién sabe dónde y por quién sabe qué intereses.
En el accidente de aviación ocurrido en Durango capital, escuchamos las versiones más diversas, pues hubo pasajeros bien librados (cuando menos una mujer) que dijo que el accidente se había debido a que la nave recibió la descarga de un rayo. 
El secretario general del PAN que salió del avión por su propio pie e ileso, aseguró que después de la caída había ocurrido la intensa lluvia a la que otros achacaban el motivo de la desestabilización de la aeronave y luego su derrumbe.
Unos dijeron que el avión se despistó y quedó al final de la pista donde despegaba; las primeras noticias públicas informaban que la nave había quedado a cuatro kilómetros de la pista aérea.
Antes de todo la anterior, se informaba que el avión salía del aeropuerto “Francisco Sarabia” (de Torreón) y no del “Guadalupe Victoria” de Durango.
En el trágico accidente carretero también sucedido en nuestro territorio duranguense, el “Defensor de la Comunidad” publicó que era un camión de pasajeros de “Ómnibus de La Laguna” y en la misma nota, pero líneas después, dice que el automotor era de Ómnibus de México”; por la tele se asegura que el vehículo siniestrado era de “Transportes Chihuahuenses”.
Así pues, antes, cuando las notas informativas llegaban por “divatel”, “teletipos”, telefónicamente y con lentitud, los hechos sufrían menos manoseo, vicios e inexactitudes pues había tiempo de verificar varias fuentes.
Ahora, todo mundo dice lo que vio, gente que ni siquiera conoce la “O” por lo redondo, se siente Jacobo Zabludovsky y da su “crónica”
Tal vez no hayan malas intenciones... sólo es afán de figurar y ser partícipe de algo extraordinario.
Mientras tanto, sigamos soportando las inexactitudes y tonteras.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario