viernes, 9 de noviembre de 2018


Patadas de ahogado
Periódico 4º. Poder (Facebook)
Apenas corrió el rumor de que el presidente electo propondría la reducción o eliminación de comisiones que por cualquier motivo cobran los bancos a sus cuenta-habientes, se desplomaron las acciones de Banorte y Santander principalmente pero todas las demás instituciones bancarias también se vieron muy afectadas.
Los bancos propiedad de extranjeros casi todos excepto Banorte, han cobrado históricamente por cualquier motivo, imponiendo además unos intereses leoninos e inventando mil y una triquiñuelas para exaccionar a sus clientes.
En Banorte por ejemplo, se obliga a cada persona que tiene una tarjeta de débito a usarla en compras de cualquier especie, cuando menos seis veces al mes porque de lo contrario, cobran “membresía”; es decir, obligan a los poseedores a comprar de contado amén de si usan o no las tarjetas de crédito.
Como se sabe, en los regímenes neoliberales que han terminado gracias al repudio y a la votación arrasadora de los mexicanos las cosas tendrán que cambiar, privilegiando el interés general y no el de grupos financieros o políticos que se han enriquecido cobrando más y más por cualquier motivo, ideando acciones fuera de toda lógica y desde luego reñidas con la ética que más que instituciones bancarias parecen bandas del crimen organizado.
Ahora, con las medidas que se proponen, dicen que se tambalean las bolsas; que se afecta la Bolsa Mexicana de Valores y tratan de asustar con el enano del tapanco porque simplemente no quieren dejar de seguir quitando su dinero al pueblo que los tolera.
Sin embargo no hay que asustarse, México sigue siendo un gran negocio que esos buitres del dinero no dejarán por más que amenacen con hacerlo.
Bueno es que se ponga freno a tanto rapaz sinvergüenza aunque se dé marcha atrás a la propuesta que se iba a presentar en el Senado y los banqueros deben tomar cartas en el asunto y moderar su voracidad antes que por la vía legal, los metan a justas varas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario